Cuidado con la contaminación en interiores

Cuando escuchamos hablar de la contaminación, solemos pensar solamente en la contaminación en intemperie; sin embargo, dentro de nuestras casas y oficinas tenemos agentes contaminantes que pasamos por alto y pueden provocar distintos problemas de salud.

El aire en interiores puede contener una amplia gama de contaminantes, provocados por: 

Contaminantes biológicos como el moho y el polen

  • Humo del tabaco
  • Productos de limpieza y pesticidas
  • Gases como el radón y el monóxido de carbono
  • Materiales usados en la construcción, como asbesto, formaldehído y plomo

El síndrome del edificio enfermo ocurre cuando hay varias personas afectadas, pero no se encuentra ninguna fuente específica de la enfermedad. Generalmente, los problemas con la calidad del aire en los interiores solamente causan molestias y la mayoría de las personas se siente mejor tan pronto como se elimina la fuente de contaminación. Sin embargo, algunos contaminantes pueden causar cuadros que se presentan mucho más tarde, como enfermedades respiratorias o cáncer. Asegurarse de que tu casa u oficina están bien ventilados y eliminar los contaminantes puede mejorar la calidad del aire en los interiores.

Una buena solución para mantener el aire limpio es colocar plantas en casa y el lugar de trabajo; ya que las plantas generan aire limpio y absorben CO2. Lleva de verde tu vida y mantén tu salud. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.