elisha-terada-237093-unsplash

Arma tu propia cava… en tu minibodega

Si eres un amante del vino, tu mini bodega es un lugar ideal para armar tu propia cava. ¿Cómo lo puedes hacer? ¡Fácil! Sigue estos consejos.

¿Por qué en una minibodega? 

Una de las consideraciones a tomar en cuenta al momento de armar tu cava es el lugar, el vino debe conservarse  en un lugar con la menor luz posible, fresco, ventilado y sin vibraciones que pueden alterarlo. Por lo que la seguridad, ubicación y material de nuestras minibodegas es excelente para eso.

¿Qué vinos debo tener?

Esto depende mucho de tu gusto en vino y ten en cuenta que debe de estar preparada para todo tipo de evento u ocasión. Una cava básica debe tener al menos cuatro variedades de vino: Cabernet Sauvignon, Merlot, Sauvignon Blanc y Chardonnay. Sirven para todas las ocasiones y son del gusto de muchos. También puedes conservar vinos espumosos ideales para las celebraciones: Champagne y Lambrusco. Date gusto y prueba de todo para descubrir tu gusto personal.

Revel-10

¿Cómo guardar las botellas?

Puedes hacer uso de un mueble o en una repisa especial para este propósito, pero no es indispensable; puedes utilizar cajas o colocar botellas sobre botellas. Lo único importante es la posición de la botella al momento de guardarse: debe permitir el contacto constante del vino con el corcho, de modo que éste permanezca húmedo e hinchado, impidiendo la entrada de oxígeno (lo cual hace que el vino se avinagre). La mejor manera de ubicarlas es acostadas, incluso cuando ya fueron abiertas.

Puedes almacenar también algunos acompañantes del vino como queso (sobre todo aquellos que necesiten añejarse) o latas de aceitunas u ostiones, así como accesorios: desscorchador, termómetro, cortagotas, cortacápsulas o decantador.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.